COLONOSCOPÍA

La colonoscopía es un método invasor, diseñado para estudiar el colon o intestino grueso.

El examen se utiliza cuando hay sospechas clínicas de enfermedades que alteran el intestino grueso, como divertículos, tumores (cáncer), pólipos, diarreas crónicas, enfermedades inflamatorias del intestino (colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn) o estudio de anemia de causa no clara, entre otras.

 

La colonoscopía es un examen discretamente incómodo, puesto que requiere de una fase de preparación para limpiar el intestino de restos fecales. El examen no requiere hospitalización.

 

Primero, se procede a sedar al enfermo para disminuir o atenuar las molestias dolorosas que puedan ocurrir durante la ejecución del procedimiento.

 

Durante el examen, que se hace bajo monitorización de presión arterial, pulso y oximetría de pulso, se hace una inspección cuidadosa del colon. Ocasionalmente, alteraciones anatómicas o presencia de deposiciones pueden impedir completar este examen.

 

El endoscopio posee un canal de trabajo que permite tomar muestras de tejido e incluso efectuar algunos procedimientos, como extirpación de pólipos del colon (que en el largo plazo pueden generar tumores malignos) y coagular vasos sangrantes, entre otros.

 

Generalmente, el examen es bien tolerado, tiene baja tasa de complicaciones y en forma excepcional se puede efectuar bajo anestesia general con ayuda de un anestesista. En ambos casos, la recuperación del enfermo es satisfactoria.

 

 

INDICACIONES:

 

1.- Atención a los medicamentos que pudieran dificultar la exploración o aumentar el riesgo de sangrado en caso de tener que realizar algún tratamiento durante la colonoscopia:

-Una semana antes suspenda la toma de preparados de hierro, ácido aceltilsalicílico (Aspirina).

-Si está tomando anticoagulantes puede ser necesario suspenderlos de 3 a 5 días antes de la colonoscopia y sustituirlos por otro tipo de anticoagulante inyectado, por lo cual debe ponerse en contacto a tiempo con su hematólogo.

 

2.- Dos días antes de la colonoscopia comience con una dieta baja en residuos.

-Están permitidos los siguientes alimentos: leche y yogur natural desnatados, mantequilla en poca cantidad, quesos frescos y quesos duros; pan blanco o tostado y galletas no integrales; caldos sin verduras, arroz y pastas no integrales; carnes y pescados blancos a la plancha o cocidos, patatas en puré o cocidas, sin la piel, membrillo, melocotón en almíbar, manzana o pera cocida o asada, sin piel; café, té e infusiones ligeras.

-Y prohibidos estos otros: productos lácteos enteros, quesos grasos, productos integrales, frutas, verduras y legumbres, carnes grasas, embutidos, pescados azules, chocolate, pasteles y frutos secos. Si es diabético escogerá entre los alimentos anteriores los que se ajusten a su dieta para la diabetes.

3.- El día anterior a la colonoscopia deje de tomar alimentos sólidos al menos unas 3 ó 4 horas antes

de iniciar la limpieza intestinal

 

4.- A partir de ese momento sólo podrá tomar "líquidos claros": agua, infusiones, caldos filtrados, café o té, zumos de fruta colados y bebidas refrescantes claras.