ENDOSCOPÍA DIGESTIVA

En una Endoscopía Digestiva Alta (o Panendoscopía), se introduce por la boca una sonda flexible con una pequeña cámara y luz en su extremo (endoscopio). Esto permite observar el esófago, estómago y primera parte del intestino delgado.

El paciente permanece recostado de lado y se le introduce el endoscopio por la boca. El procedimiento no es doloroso pero para disminuir las molestias se aplica una spray anestésico en la garganta y una sedación endovenosa.

 

El endoscopio no interviene en la respiración. Luego del examen que dura alrededor de 10 minutos el paciente queda en una sala de observaciones durante 30 a 60 minutos mientras se recupera de los efectos de la anestesia.

 

INDICACIONES:

 

1.- Comida: es necesario permanecer sin ingerir agua ni alimentos durante las 6-8 horas previas a la prueba. Esto facilita la exploración del intestino. Además, disminuye la posibilidad de vomitar con el consiguiente riesgo de que el vómito entre por la vía respiratoria y dé problemas pulmonares graves. En caso de que se haga una endoscopia urgente (principalmente en casos de hemorragias digestivas importantes) se suele colocar previamente una sonda por la nariz hasta el estómago (una sonda nasogástrica), que vaciará el estómago de restos de comida.

 

2.- Debe venir acompañado y no conducir hasta 4 horas después de la sedación.

 

3.- No ingerir alimentos hasta media hora después del procedimiento.